WHAT & WHERE. ¡RECIBE DESCUENTOS ÚNICOS!

MENTE

VIOLENCIA HACIA LOS DEMÁS,

ES VIOLENCIA HACIA TI MISMA

1 OCT 2017
Por: Sandra Romero
  • Facebook Social Icon
  • Icono social Twitter
  • Icono social Pinterest
  • Icono social de Google

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS),  la Violencia tiene que ver con el uso INTENCIONAL de la fuerza física para ocasionar un daño; en las últimas décadas también se llama violencia al uso de amenazas verbales, chantajes, burlas o insultos que causan un daño psicológico o emocional. 

La violencia verbal o psicológica es mucho más frecuente de lo que creemos y posiblemente todas en más de una ocasión hemos sido y seremos parte de este tipo de violencia. No obstante, estamos tan acostumbradas a fijarnos y reprobar totalmente cualquier acto de violencia física que poco volteamos a ver nuestras acciones verbales, no solo hacia los demás, sino también a nosotras mismas; y si algo es cierto sobre cualquier tipo de violencia, es que esta no solo afecta a quien recibe sino también a quien la desencadena.

Luchar contra la violencia en uno mismo es sumamente difícil, pero no hay que juzgarnos por ello;  siempre es mejor tener una mentalidad amplia y sin juicios, lo que te llevará a comprenderte mejor. ¿Alguna vez te has autoanalizado o reflexionado sobre los factores que provocaron en ti, o en otra persona, una respuesta violenta? La verdad es que existe más de una razón que explica porqué nuestra reacción puede ser violenta o impulsiva. El origen no siempre es un deseo de venganza o una ira incontrolable; la realidad, es que la mayoría actuará por dos razones que son muy poderosas: a) miedo, sentimiento de amenaza y b) así es como ha aprendido a reaccionar.

Para explicar mejor lo anterior te contaré experiencias propias en donde fui violenta. Posiblemente logres identificar esto en ti misma.

a) Violencia por miedo o intimidación: Cuando nos sentimos amenazados solemos recurrir a mecanismos de defensa, y uno de estos mecanismos es el ataque. Un ejemplo claro es cuando recibimos una crítica, esto me ha pasado varias veces. Cuando alguien ha comentado algo sobre mi persona o desempeño, mi mecanismo de defensa de ataque automáticamente se activa y entonces entro al juego de “me críticas, te crítico” y puedo llegar a lastimar a la persona con mis comentarios.

b) Conducta aprendida: Hay diferentes formas de aprender, pero una muy fuerte es el aprendizaje que obtenemos al convivir con otras personas. Mi papá podría decirse que es una persona “mecha corta” y cuando vamos en el carro y alguien se le atraviesa o hay mucho tráfico suele soltar varias groserías, golpear el volante entre otras cosas. Desde luego que no me sorprendí cuando analicé mi conducta violenta al ser impactada por un coche; no solo insulte al otro conductor, si no a mí misma por no ser lo suficientemente hábil para esquivarlo, di de patadas en una llanta y tenía unas ganas terribles de romper algo. 

Algo importante que debes recordar de este escrito es que estos sentimientos de coraje, miedo, culpa, celos, amenaza, entre otros, no son malos, son parte de nuestra humanidad. Pero hay que saber qué hacer con ellos para no volvernos un huracán y arrasar con todo a nuestro paso.No tengo una fórmula para ser Gandhi, pero sí sé que se necesita inteligencia emocional para saber parar y no dejarnos llevar; reconocer la causa de violencia es el primer paso para lograrlo.

  • Black Facebook Icon
  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon
  • Black Pinterest Icon
Tips para elegir tu banquete 
 
BODAS
Cómo conocer Perú: Low Cost
 
VIAJES
La capacidad de estar sola
 
MENTE
Tendencias Primavera 2018
MODA
Los mejores moteles de GDL
 
SEXO

RECONOCER es por sí mismo una herramienta para autorregularnos, es decir, cerrarle un poquito a la llave y que no salga un chorro desbordado. Esto nos da tiempo para detenernos a meditar sobre nuestra conducta y de esta manera tomar mejores decisiones.

No temas decir, “ahorita no puedo lidiar con esto”, “necesito un momento a solas”; hacer esto no es huir o no querer afrontar las cosas; sino más bien buscar el momento que necesitas para darte amor a ti misma y atender la necesidad de tu emoción y de tu cuerpo. Regalárte el don de la prudencia te permite reaccionar con serenidad, sabiduría y asertividad, lo cual te llevará a lograr mejores cosas como negociar, perdonar y comprender mejor la situación.

Recuerda que la violencia hacia los demás es violencia hacia ti misma ya que estás siendo negligente con tu propia espiritualidad, tu propia femineidad y tu propio crecimiento.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

LO ÚLTIMO

¿BUSCAS INSPIRACIÓN DIARIA?

® 2017  MUSTKNOW MAGAZINE