1/2

Alimentos que fortalecen al sistema respiratorio


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Nuestros pulmones cumplen una función importante para la vida, cuando respira, los pulmones toman el oxígeno del aire y lo llevan al torrente sanguíneo. Las células de nuestro cuerpo necesitan oxígeno para funcionar y crecer. Durante un día normal podemos respirar aproximadamente 25.000 veces. Las personas con enfermedades pulmonares tienen dificultad para respirar.


El término enfermedad pulmonar se refiere a muchos trastornos que afectan los pulmones, tales como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), infecciones como gripe, neumonía y tuberculosis, cáncer de pulmón y muchos otros problemas respiratorios y de acuerdo al estadio de la enfermedad hay que prestar suma atención en los nutrientes.

Lo cierto es que en la actualidad ante la contingencia se siguen generando estudios para el tratamiento de la enfermedad respiratoria.

Por ello es importante incluir alimentos que nos ayuden a mantener una salud respiratoria.


Aportar vitaminas A, B, C, D, E y K, así como omega 3 y 6 tienen propiedades anti inflamatorias.


Vitamina A; productos de origen animal como carne de res, pescado, aves de corral y productos lácteos. Los precursores de la vitamina A, también conocidos como provitamina A, se encuentran en alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras. El tipo más común de provitamina A es el betacaroteno, frutas y verduras de color amarillo, naranja o rojo.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Vitamina B; Frutos secos, pescados, mantequilla, hígado, sardinas, plátano, pistaches, semillas de girasol, lentejas, productos lácteos y aguate son algunos de los alimentos en donde podemos encontrar vitaminas del complejo B.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Vitamina C; Naranjas y otros frutos cítricos, fresas, kiwis, tomates, espinacas, patatas, pimientos verdes y rojos.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Vitamina D; huevos, mantequilla, leche y aceites de pescado. La luz del sol favorece la formación de vitamina D.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Vitamina E; Todos los aceites vegetales cómo girasol, oliva, así como en los frutos secos, verduras como el aguacate, las espinacas o el brócoli y, en menor medida, en los huevos, los cereales, y todos los productos de origen animal.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Vitamina K; Kale, espinacas, col rizada o lombarda, endibias, repollo, coles de Bruselas, lechuga romana, berros, brócoli, espárragos, remolacha, cebollino o nabo verde, Kiwi, higos, pasas, ciruelas pasas o aguacate.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Omega 3 y 6; Las principales fuentes alimentarias de ácidos grasos omega-3 fueron los pescados, seguidos de carnes, lácteos y grasas/aceites, mientras que para los omega-6 fueron las grasas/aceites, carnes y cereales.


Recordando que el pilar para mantener una salud general es importante el equilibrio en la alimentación, así como en la actividad física. Cualquier indicación y recomendación debe ser individual. Acude a tu cita de nutrición.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web


Fuentes:

  1. Planas Merce, Pérez-Portabella. 2006. Fisiopatología aplicada a la nutrición. Barcelona, España. Ediciones Mayo.




8 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo