TRANSFORMA LA EXPERIENCIA DE TU CLIENTE INTERNO



Erróneamente en toda organización su objetivo principal es la satisfacción de los clientes pero solo se refieren al cliente externo y olvidan al cliente interno como una parte importante para alcanzar sus metas.


​El cliente interno es el elemento dentro de una empresa, que toma el resultado o producto de un proceso como recurso para realizar su propio proceso. Después, entregará su resultado a otro trabajador de la empresa para continuar con el proceso hasta acabarlo y ponerlo a venta, y lo adquiera el cliente externo. Por lo que, cada trabajador es cliente y a su vez proveedor dentro de la empresa.


​El cliente interno debe tener información para entender el trabajo que debe llevar a cabo desde su punto de vista, de la empresa y del cliente. Además, debe ver la formación como una oportunidad personal y también propia de la empresa ya que es algo positivo para él. Debe proporcionar información importante que surja de su trato con el cliente externo como de los productos, con el fin de mejorar su trabajo. También, debe poseer una visión de la empresa por lo que debe conocer el funcionamiento de todas las áreas.


​En definitiva el cliente interno es el empleado de la empresa que hay que mantener siempre satisfecho porque es el primer embajador de la marca. Un empleado disgustado y sin sentido de pertenencia es un peligro para la reputación de la empresa.


10 vistas

¿BUSCAS INSPIRACIÓN DIARIA?

® 2017  MUSTKNOW MAGAZINE