Nutrición durante el embarazo



Todas en algún momento hemos llegado a escuchar que en el embarazo se debe comer por dos; cuando lo correcto debe ser nutrir a dos. Si tú estás embarazada o planeas estarlo pronto, aquí te cuento las diferencias entre estos dos conceptos y cual es la importancia de cuidar tu alimentación en esta etapa de la vida.

El doctor David Barker fue el primero en popularizar el concepto de “los orígenes fetales de la enfermedad adulta”. Esta hipótesis habla de eventos determinantes durante edad temprana, haciendo referencia a la etapa fetal (cuando estamos en el vientre de mamá) y el profundo impacto que estos tienen en el riesgo de desarrollar enfermedades cuando somos adultos.

Si bien, enfermedades como la obesidad son el resultado de la interacción de la genética con factores dietéticos y nuestro estilo de vida, muchos de estos factores vienen dados desde la alimentación que tuvo nuestra madre al estar embarazada.


Esta teoría sugiere que nuestro peso y estado nutricional, antes y durante el embarazo, afecta la salud de la descendencia, incluso hasta la tercera generación (lo que significa que tus nietos pudieran vivir las consecuencias de lo que comas o dejes de comer cuando estés embarazada) a través de programación hormonal durante la gestación. La carga genética, aunada a las condiciones impuestas por la madre durante la vida prenatal, determinan el futuro desempeño físico y mental del bebé durante el resto de su vida, además de la predisposición a enfermedades cardiovasculares como hipertensión arterial o infartos a edad temprana entre otros.

Nutrición y embarazo

¿Por qué pasa esto?

Todo lo que comes influye en la programación genética, lo que vas a transmitir a tus hijos; Esta se ve influenciada por el ambiente en el útero durante el embarazo. La división de innumerables células del organismo se desarrolla, programa y se modifica en esta etapa, limitando las posibilidades de cambios en el futuro.


La programación temprana provoca alteraciones estructurales permanentes de los órganos en desarrollo y sus reacciones a diversos estímulos. Se ha descrito que los hijos de madres expuestas a una dieta rica en grasas durante el embarazo, a pesar de llevar una nutrición adecuada después del nacimiento, todavía presentan un alto riesgo de presentar enfermedades metabólicas como hipertensión arterial y diabetes mellitus. Esto demuestra el papel fundamental de la alimentación en el bienestar de un bebé que aún no nace al convertirse en adulto. De ahí nace la importancia de nutrirte bien, para que tu hijo crezca sano y fuerte, olvidándonos de la idea en la que tienes que comer excesivamente porqué estás comiendo por dos.

¿Qué puedo hacer para evitar esta programación?

Debes cuidar tu peso antes y durante el embarazo, ya que no solo influye lo que comes en el momento de la gestación (otra vez, recuerda que tu programación metabólica puede llegar hasta los genes de tus nietos) por lo que se recomienda tener una dieta saludable, que sea variada (diferentes tipos de alimentos), completa (todos los grupos de alimentos) y equilibrada (adecuada para tus requerimientos). Recuerda la importancia de prepararte adecuadamente antes de un embarazo, siempre acompañada de profesionales que te ayuden a llevarlo a término de manera saludable y feliz en cada etapa.


Bibliografia

Calkins K, Devaskar S, Fetal Origins Adult Disease, (2011),Current problmes pediatrics adolescents health care; 41 (6): 158 – 176 doi: 10.1016/j.cppeds.2011.01.001.


Marciniak A. Małysza J,Kimber-Trojnar Z, Marciniak B,Oleszczuk J, Leszczyńska-Gorzelak B. Fetal programming of the metabolic syndrome (2017) Taiwanese Jornal of Obstetrics and Gynecology Volume 56Pages 133-138 https://doi.org/10.1016/j.tjog.2017.01.001

13 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Terapia Reiki

terapia
reiki

2x1
$500.00

Ayuda a mejorar el sueño en problemas de insomnio.

Mejorar la economía, relaciones amorosa y relaciones familiares

Recibe 2 terapias  con el precio de una

Aplica sólo en terapia a distancia

*Menciona que lo viste en Must Know