1/2

¿Qué es la digestión?


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

El pilar de la nutrición y alimentación es la digestión, para poder construir nuestro cuerpo necesitamos éstas sustancias de las que hemos hablado en notas anteriores, los macro y micronutrientes, pero requieren ser absorbidos y procesados por nuestro aparato digestivo y todo éste proceso que inicia desde la boca hasta que vamos al baño, es muy interesante, así como complejo.


A partir de que se ingiere un alimento, se debe hacer más pequeño para que se puedan absorber desde el intestino, por tanto, el aparato digestivo es responsable de reducir estas partículas para poder obtener sus beneficios, pero cualquier alteración en el funcionamiento de los sistemas encargados de éste proceso puede producir malnutrición, aun cuando se consuma una dieta equilibrada.


Las principales funciones del tubo digestivo son:

  • Extraer macronutrientes (proteínas, carbohidratos, lípidos y agua).

  • Absorber los micronutrientes y minerales necesarios.

  • Actuar como barrera física e inmunitaria frente a los microorganismos, materiales extraños y posibles antígenos consumidos en el alimento o formatos durante el paso del alimento.

  • Además, también participa en muchas otras funciones reguladoras, metabólicas e inmunitarias que afectan a todo el cuerpo.

Dato interesante; es uno de los mayores órganos del cuerpo, el intestino mide aproximadamente 7 metros de longitud, las células que recubren el tubo digestivo tienen una vida de aproximadamente 3 a 5 días, después se desprenden y son recicladas, sumándose al reservorio de nutrientes disponibles.


Ahora tomando en consideración ésta información, es evidente que la salud del cuerpo depende del tubo digestivo sano y funcional, debido a la actividad metabólica y las necesidades elevadas del tubo digestivo, las células que lo recubren son más susceptibles que la mayoría de los tejidos a las deficiencias de micronutrientes.


Entre los factores que afectan la digestión; el aspecto, el olfato y el gusto de los alimentos, además de los estados emocionales, el envejecimiento naturalmente disminuye las capacidades de la digestión, los alimentos que consumimos, su procesamiento, la forma en la que están preparados, un estado de enfermedad, cirugía o traumatismo.

Para mantener una digestión adecuada;

  • Bebe suficiente agua entre 1.5 a 2.5litros al día.

  • Consume de manera equilibrada todos los grupos de alimentos, origen animal y vegetal, prefiere aquellos menos procesados.

  • Evita consumir diariamente bebidas azucaradas o procesadas.

  • Ejercítate al menos 4-5 días a la semana al menos 30 mins.

  • Revisa la forma de tus heces (en la escala de bristol es saludable 3 y 4) si está por debajo o por encima de éstas escalas es importante revisar que está provocando la consistencia.

  • También es importante el momento de cada comida, evita distracciones, presta atención a tu comida, saboréala, disfrútala, recuerda nuestro estado emocional también implica que la digestión se pueda modificar.

  • Acude con tu médico y nutriólogo ante cualquier malestar relacionado al malfuncionamiento.


La información fue obtenida en: Mahan L. Kathleen, Escott-Stump Sylvia. 2009. Krause, Dietoterapia. Elsevier. 12ª edición.


1 visualización

Entradas Recientes

Ver todo