1/2

¿Siempre tienes gripe? esto es lo que trata de decir tu cuerpo


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Quizás conoces a alguien que frecuentemente tiene gripe o también esto te ha pasado a ti.

Si es así esto te interesa.

El síntoma es el lenguaje del cuerpo para expresar los dolores del alma.

En la visión de la biodescodificación la gripe son las lágrimas no lloradas, las angustias ocultas que de pronto las dejamos para después porque no pudimos expresar nuestro dolor en algún proceso de nuestra vida.


Las defensas bajas y el agotamiento que a veces sentimos y que acompañan este evento vienen de sentirnos solos y desprotegidos

Si regresamos a nuestras primeras gripes de la niñez cuando nos arropaban y nos daban amor en forma de calditos, mamá o papá nos cuidaban y nos curaban con un té de la abuela o con nuestra comida favorita con apapachos y tiempo.


La gripe no solo es tristeza acumulada también es la necesidad de sentirnos arropados, protegidos, a salvo.

Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

Muchas veces vivimos duelos que pensamos que en ese momento son liberadores o desilusiones que nos sacudieron, otros duelos fueron muy dolorosos y nos tocan tan profundo que en es momento es difícil comprenderlos y asimilarlos.

Otros parecieran duelos menos difíciles pero cada uno nos deja huella y todo esto depende de la situación o pérdida que hayamos experimentado.


Pero al fin y al cabo son eso, Duelos y así se llaman porque duelen.

Lo más seguro es que hasta que pasa el tiempo y los procesamos los podemos vivir y ahí nuestro maravilloso cuerpo nos habla y hace su trabajo, nos ayuda para poder sanar desde la raíz.

La gripe empieza con ese malestar que todos reconocemos: Nos "llora " la nariz y nuestras lágrimas guardadas por fin tienen salida y hay alivio, los ojos también lloran un poco y se enrojecen, el cuerpo duele y nos está pidiendo descanso, eso es un llamado de nuestro síntoma a atenderlo, a llorar lo que no pudimos y a darnos ese tiempo para sanar.

La manera más armónica de curar este patrón y poder fluir con cada experiencia es vivir cada etapa tal y como es, si te duele vívelo, haz lo que necesites para estar bien, Si te pesa algo que traes cargando hace mucho exprésalo y suéltalo o si quieres llorarlo hazlo pero en plena consciencia disfrutando el proceso para que sea curativo

Arropate y apapachate, come comida deliciosa y recuerda que siempre estás a salvo.

Date amor en un caldito o lo que sea que te entre por el cuerpo y te cure el alma. ¡Canta! Canta siempre como un ejercicio diario para que los dolores del alma tengan un propósito tener una salida y Te recuerden la belleza de la vida y así tu cuerpo no tendrá que llorar a destiempo y estarás en armonía para fluir en plenitud.


Foto tomada de la web
Foto tomada de la web

20 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo