SOLTAR EL CONTROL

¿Cuántas veces nos ha pasado que las cosas no se hacen como las planeamos, o como las pedimos que se hagan?, al menos para mi, es algo que me cuesta saber manejar y eso llega a causar agobio!. Realmente no podemos controlarlo todo!!


La necesidad de tener todo bajo control es natural de los seres humanos como un instinto de supervivencia, pero de tomar el control en situaciones que necesitan nuestra presencia -o cuando debemos tomar acción-, a veces pasamos a ser controladores, intentando que nuestra manera de trabajar, pensar u organizar sea incuestionablemente la mejor y asumiendo que nuestra intervención es necesaria y beneficioso para todos. Y realmente tratando de mantener el control...en realidad lo estamos perdiendo.


Esto requiere trabajo personal definitivamente, así que en resumidas cuentas, aquí les dejo unos pequeños tips...

-Necesitamos revisar nuestro historial personal. El deseo de controlar puede venir desde la infancia, ya sea por falta de armonía en el hogar, por no haber tenido una estructura familiar que nos hiciera sentir seguros o por haber tenido padres controladores...Ouch! Así que, al repasar esos años podremos descubrir que nuestra actitud actual tal vez sea una respuesta a lo que vivimos en aquel momento.


-Cuidarnos emocionalmente. Los controladores tendemos a ser impacientes, irritables y desesperadas, quedando a un paso de la frustración y la agresividad, por lo que debemos aprender a canalizar las emociones negativas para no reaccionar cuando sintamos que perdemos el control...Pff!! Respirar profundamente cada vez que sentimos ansiedad nos ayudará a liberar esas emociones tóxicas.


-Tomar responsabilidad personal. Hacernos cargo de nuestros asuntos es fundamental para sentirnos seguras, pero también debemos permitir a quienes nos rodean resolver sus propios problemas...es verdad! Mejor ayudar a los otros a que establezcan sus propias metas para que estemos fuera del riesgo de caer en el control.


-Ser flexible. Aceptar que hay cosas que no se logran de la forma que esperamos y que los planes rígidos raramente se logran concretar...sí da coraje!! Solo reconocer que habrá alguna variable imposible de controlar.


-Aceptarnos tal cual somos. Si realmente lo logramos, la relación con nosotras mismas mejorará increÍblemente. Evitemos auto-criticarnos y aceptemos nuestras debilidades...Sí, aquí nos toparemos gacho con nosotras mismas, pero valdrá la pena!! Así, aceptaremos a los demás.


-Seamos espontáneas. Las personas que nos rodean no dejan de querernos por mostrarnos tal cual somos. Nuestra necesidad de mantener el control a veces es por nuestra idea de nuestra valía por lo que hacemos...Sí...aceptémoslo!! Así que reconozcamos nuestros errores sin temor.


-Asumir la incertidumbre y las dudas. Hagamos todo lo que se pueda hacer y dejar que el resto se desenvuelva de la mejor manera posible..a esto lo llamo...fluir!! Porque si reconocemos la incertidumbre y las dudas como parte de las reglas del juego de la vida, dejamos de buscar la seguridad que nada ni nadie nos puede dar.


-Escuchar mas, escuchar menos. Estamos al pendiente de que todos escuchen lo que tenemos que decir pero pocas veces escuchamos lo que nos tienen que decir....así que shhhh!!! Nos enriquecemos y crecemos al escuchar y valorar la opinión de los otros.


-No victimizarse. Muchas veces manipulamos disfrazándonos de víctimas o nos quejamos como una manera de ganar la atención de los demás para alcanzar nuestro propósito... Algo que no me gusta es esta palabra, víctima...nadie es víctima de nadie, así que volvámonos conscientes para evitar sentirnos de esta manera.


-Mantenernos alerta. Saber que nuestra parte de control puede despertar en cualquier momento...Esta acechando! Así que, al descubrirlo, debemos detenernos, respirar profundo y elegir diferente modo de actuar.


Aceptación chicas, necesitamos aceptarnos y reconocer esto para poder emplear nuestro crecimiento personal! si se puede! HAGAMOSLO!!




90 vistas

¿BUSCAS INSPIRACIÓN DIARIA?

® 2017  MUSTKNOW MAGAZINE